La Universitat Politècnica de València lidera un proyecto para contribuir a la conservación de tiburones y rayas del mar Mediterráneo

02/03/19

For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

https://www.youtube.com/watch?v=vf4_0JP-_DM

La Universitat Politècnica de València (UPV), a través del Grupo de Acuicultura y Biodiversidad (GAB), comenzó el pasado mes de enero un proyecto que pretende desarrollar técnicas de reproducción asistida para la conservación de tiburones y rayas del mar Mediterráneo. Estos animales se encuentran entre los vertebrados marinos más amenazados del planeta; de hecho, las poblaciones de ciertas especies se encuentran actualmente en límites críticos.

En el caso del mar Mediterráneo, la situación para tiburones y rayas es especialmente grave, con algunas especies consideradas potencialmente extintas en libertad. “La sobrepesca y la destrucción de su hábitat son los principales causantes de este descenso. Sólo en puertos españoles se pescan diariamente cientos de estos animales de manera accidental, desechándose como descarte”, apunta Juan Francisco Asturiano, responsable del proyecto e investigador del GAB-ICTA de la Universitat Politècnica de València.

El proyecto, respaldado por el Ministerio para la Transición Ecológica, a través de las ayudas concedidas por la Fundación Biodiversidad, tiene como objetivo afrontar la pérdida de biodiversidad de tiburones y rayas mediante la aplicación de metodologías empleadas en reproducción animal, como la criopreservación de gametos y el control de ciclos reproductivos, que hasta la fecha no se han logrado en ningún centro de investigación.

Para lograrlo, los investigadores de la UPV emplearán animales obtenidos del descarte pesquero, tras establecer colaboraciones con diversas cofradías de la Comunitat Valenciana. Además, tras un convenio establecido con la Ciudad de las Artes y las Ciencias y la Fundación Oceanogràfic, animales mantenidos en sus instalaciones podrán servir para recabar información y obtener muestras.

Debido a la gran diversidad de estos animales, con más de 1200 especies descritas en todo el mundo, se han elegido cuatro especies modelo para desarrollar el proyecto: la pintarroja (Scyliorhinus canicula), el alitán (Scyliorhinus stellaris), el bocanegra (Galeus melastomus) y la raya pintada (Raja montagui), que, a pesar de ser relativamente comunes, pueden aportar mucha información que permitirá, en un futuro, trabajar con otras especies que tengan su supervivencia más comprometida.

De las 160 candidaturas que han concurrido a la convocatoria de la Fundación Biodiversidad, sólo se han otorgado 13 al ámbito de la biodiversidad marina, lo que sitúa al proyecto en primera línea en cuanto a conservación de la fauna marina.